Home » Historia del Colegio

Historia del Colegio

capillaEn Santiago, el 11 de mayo de 1946, don Manuel y don Narciso Goycoolea Espoz vendieron un terreno de 95 mil metros cuadrados en la suma de un millón cuatrocientos veinticinco mil pesos y donaron otros dos terrenos de 172 mil quinientos metros cuadrados a la Congregación de los SS.CC., en la comuna de Las Condes. Esta transacción se realizó en presencia del Notario Público don Javier Echeverría Vial y en representación de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, asistió el Padre Adalberto Maury en su calidad de provincial. Todos estos terrenos correspondían a la ribera sur del río Mapocho, con una buena parte de lecho de río (información extraída de la escritura de compraventa y donación de los terrenos).

Originalmente, el Colegio nuevo de la Congregación en Las Condes, estaba proyectado en un terreno que los Sagrados Corazones tenían en Apoquindo con Padre Errázuriz, donde actualmente está el Colegio Seminario Menor. Para poder comprar los terrenos de Vitacura, la Congregación vendió el sitio de Apoquindo, que fue comprado por el Arzobispado, y además la esquina oriente del colegio SS.CC. de Alameda. Con este dinero se pudo adquirir los terrenos vendidos por la familia Goycoolea. Esta compraventa se realizó bajo la condición de construir un Colegio en los terrenos recibidos por la Congregación, dentro de los 5 años siguientes, condición que tenía como objeto también elevar el valor de las parcelas que don Manuel y don Narciso Goycoolea estaban vendiendo .

A partir de 1947, cuando el Padre Esteban Gumucio era provincial de la Congregación, se adquirieron nuevos terrenos en la ribera norte del río Mapocho, lo que actualmente corresponde a Lo Curro, con el objeto de construir algunas dependencias del Colegio en esa parte (fundamentalmente el Estadio). Fueron tres los sitios que se adquirieron en la ribera norte del río. El primero de ellos se compró a un dueño particular, el segundo correspondió a una herencia recibida por la Congregación, de una parcela perteneciente al Obispo don Teodoro Eugenin (SS.CC.), y finalmente, el tercer lote, de 5 mil metros, fue un regalo de don Sergio Lecaros a la Congregación, correspondientes a una buena parte de lo que actualmente es la Costanera Norte. De esta forma se dio inicio a una historia que lleva más de medio siglo.Uno de los primeros trabajos que hizo la Congregación en estos terrenos fue la obra realizada por el Padre Benjamín Falippou que, para acrecentar el terreno correspondiente a las canchas del Colegio, comenzó a sacar tierra de la ribera norte del río (del lugar donde estaba proyectado el Estadio del Colegio) para rellenar una buena parte del lecho del río en la ribera sur, logrando de esta forma recuperar para el Colegio un terreno de siete hectáreas, que corresponden al sector de las canchas más cercanas al río. A pesar que fue considerado una locura, el trabajo fue autorizado por la Municipalidad por 99 años, con la condición de no construir, por ser terreno perteneciente al lecho del río. Para poder apretar el terreno, el Padre Benjamín sembró alfalfa en este sitio y le puso corderos para que con sus pisadas fueran prensando la tierra, objetivo que logró con buenos resultados, pero con el costo de una embestida del macho cabrío, según se cuenta.

rugbyLas intenciones de la Congregación eran iniciar las clases el año 1952, pero el avance en las obras sólo permitió que el Colegio comenzara a funcionar en el mes de marzo del año 1955, con sólo 5 8 alumnos de 3′ y 4′ preparatoria, en una infraestructura reducida a los actuales edificios de portería y la sala Padre Damián (original biblioteca), y bajo la dirección del Rector R.P. Anastasio Pirión. La década del cincuenta fue de importante desarrollo para el Colegio. El año 1958, cuando el Colegio era dirigido por el R.P. Camilo Lepeley, se construyó el pabellón de los actuales 2° y 3° medios. Estas construcciones se enmarcaban dentro del plano original del Colegio, elaborado por el arquitecto francés Ms. Abel Storez. A fines de esta década el Colegio contaba con 257 alumnos, dos canchas de fútbol y una de básquetbol, recién inauguradas. Se puede decir que en este momento el Colegio comienza a desarrollarse con toda su fuerza, y bajo el nuevo rectorado del R.P. Carlos Schneider se terminó incluso de construir el Estadio el año 1961, lo que ayudó a formar una importante tradición deportiva al interior del Manquehue.

El año 1963 egresó la primera generación de alumnos del Colegio y aparece por primera vez la revista escolar, que recibe el nombre de «Manquehuino». A partir de este momento, el Manquehue comenzó a hacerse presente en las universidades chilenas y en la sociedad en general, proyectando hacia esta los valores recibidos en una formación de ambiente familiar y cristiano, durante los años escolares. Al año siguiente se produjo un nuevo cambio en la rectoría, asumiendo el R.P. Miguel Cabello. El año 1967, cuando asume la rectoría del Colegio el R.P. Gabriel Giraud, comenzó a manifestarse una nueva instancia al interior del Colegio, como es el Centro de Alumnos, que se organizó por primera vez en este año, como un espacio para promover y organizar todas las actividades de los alumnos. Durante la rectoría del Padre Gabriel Giraud, la Congregación estudió la posibilidad de fusionar en un solo establecimiento, los colegios SS.CC. de Alameda con los SS.CC. de Manquehue. Sin embargo, este proyecto no llegó a realizarse. Las grandes transformaciones vividas en la década del 70 también afectaron al Manquehue.

El año 1971, bajo la rectoría del R.P. Fernando Etchegaray, la Congregación tomó una difícil decisión: dejar el Colegio para centrar sus esfuerzos en el trabajo con las personas de los sectores más desposeídos. Estos fueron momentos muy duros para el Colegio en general, y se especuló mucho en tomo a cuál sería el destino o la orientación que este tomaría. Sin embargo, la solución se presentó cuando el Arzobispado de Santiago aceptó hacerce cargo del Colegio, asumiendo un comodato entregado por la Congregación, según el cual el Colegio estaría a cargo del Arzobispado por una cierta cantidad de años. En ese momento, el Arzobispado entregó la responsabilidad del Colegio a don Ignacio Villaseca, que lo dirigió hasta el año 1974, siendo reemplazado por don José Rodríguez Santiago. Junto a él llegaron nuevas ideas como la de crear un Centro Cultura y deportivo de la zona, que incluiría una Posta de primeros auxilios, un estadio, piscina, un gimnasio cubierto, un salón de actos para 1.000 personas, etc.La rectoría de don José Rodríguez fue muy breve, por lo que no alcanzó a concretar sus proyectos, aunque estos quedaron en las expectativas del Colegio. Lo sucedió en el cargo el Padre Alfonso Puelma, quien tuvo la rectoría en sus manos hasta el año 1979. El «Pocho», como se le decía cariñosamente, amplió considerablemente la infraestructura, inaugurando una serie de nuevos pabellones, lo que permitió eliminar la doble jornada de estudio en el Colegio. Además de esto, fundó elMovimiento Pastoral del Colegio, como una instancia de participación para los alumnos, que se orientó fundamentalmente hacia el área del servicio social. En 1979 el Colegio despide como Rector al Pocho Puelma y recibe a su sucesor, el Padre Luis Eugenio Silva C.

cristo78Durante la administración del Padre Luis Eugenio Silva se vivieron avances y cambios importantes en el Colegio. Se instauró el uso de la actual corbata y los manquehuinos concretizaron un viejo anhelo: «El Gimnasio», en el año 1984. En 1986 el Colegio tuvo un cambio en su figura legal, transformándose en una Fundación Educacional, que continuaba a cargo del Arzobispado, lo que permitía una mejor administración. Al final del período de rectorado del Padre Luis Eugenio Silva, el Colegio comenzó nuevamente a vivir transformaciones importantes, cuando en 1988 la Fundación nombra a un nuevo Rector laico, don Rodrigo Silva F., que va a llegar con una nueva asesoría pastoral, al volver la Congregación de los Sagrados Corazones a hacerse cargo de esta área, después de 17 años, con el Padre Gerardo Joannon como vicerrector pastoral.

Este cambio no estuvo exento de problemas y temores, sin embargo, estos se lograron superar gracias a la concordancia y a las metas comunes existentes entre todas las personas que construyen este Colegio. En los primeros años de la década del 90 la Congregación fue volviendo paulatinamente a tener presencia en el Colegio, para llegar a hacerse cargo de él en forma definitiva en 1993, año en que la Fundación Educacional SS.CC. Manquehue pasó de manos del Arzobispado a la dirección de la Congregación. De esta forma culminó un proceso lento de reinserción de los SS.CC. en el Colegio. Esto permitió que se fueran consolidando los valores de la Congregación. Además de lo anterior, en estos años se sufrieron transformaciones físicas importantes. Con el objeto de financiar la acción social desarrollada por la Fundación Damián de Molokai (Dependiente de la Congregación de los SS.CC.) en los sectores más desposeídos, se vendió una parte de los terrenos adquiridos hacía más de 40 años en este sector, lo que repercutió en una reducción considerable de los terrenos del Colegio. También en estos años se construyeron nuevos comedores y un pabellón para las clases de Arte. Con el retorno total de la Congregación al Colegio, nació una idea importante y novedosa dentro del Manquehue, una idea que se había intentado poner en práctica en la década de los 70, pero que no había tenido éxito; «la integración de las mujeres a la familia manquehuina». Este sueño se pudo concretar en 1994, cuando las primeras mujeres manquehuinas ingresaron a Pre-Kinder, junto con la llegada de un nuevo Rector al Colegio, don Ricardo Yévenes durante dos años y medio en el cargo.

A mediados de 1996 asumió por un breve período la rectoría el, hasta ese momento, vicerrector pastoral, Padre Manuel Donoso, que debió dejar el cargo en pocos meses debido a sus obligaciones con la Iglesia nacional al ser nombrado Obispo Auxiliar de La Serena, para luego ser nombrado Arzobispo de esta misma diócesis. Frente a estos cambios tan repentinos se le entrega el mismo año 1996 la rectoría, en forma interina, a la Sra. Elisa Valenzuela, que desempeñaba el cargo de vicerrectora académica y que posteriormente fue confirmada como Rectora del Colegio, quedando como vicerrector Pastoral el Padre Percival Cowley y como vicerrector académico don Wilfredo Muñoz.Entre los últimos meses de 1996 y los primeros de 1997 se han realizado importantes avances en infraestructura como una nueva sala de teatro con capacidad para 150 personas, una nueva sala de audiovisual y otra de música, en el subterráneo del pabellón de los IV medios, además de la renovación de las oficinas de los departamentos aledaños a estas salas. Junto con estas renovaciones estructurales, se han creado nuevos equipos de trabajo, destinados a mejorar nuestra labor educativa. Estos nuevos equipos son el Equipo de Coordinación de Orientación (E.C.O.), dependiente del Consejo Directivo, que tiene como objeto planificar, coordinar y desarrollar todas las actividades de orientación desarrolladas en el Colegio. Además, se creó también el Equipo de Vicerrectoría Académica (E.V.A.), que funciona como un organismo asesor de la vicerrectoría académica, en las áreas de evaluación, metodología y orientación.

Los desafíos que se le presentan al Colegio en los próximos años son de grandes dimensiones, no sólo en el mejoramiento diario de la educación que se entrega, sino también en términos estructurales, ya que nos deberemos adaptar cada día a esta nueva área femenina dentro del Colegio, que para el año 2007 contará con su primera generación de egresadas. Esperamos que el advenimiento de un nuevo milenio traiga consigo transformaciones positivas para el Colegio, y que esta institución pueda desarrollarse cada vez mejor.

LISTADO DE RECTORES
R.P. Anastasio Pirión 1955-1957
R.P. Camilo Lepeley 1958-1960
R.P. Carlos Schneider 1961-1963
R.P. Miguel Cabello 1964-1966
R.P. Gabriel Giraud 1967-1969
R.P. Fernando Etchegaray 1970-1971
Sr. Ignacio Villaseca 1972-1973
Sr. José Rodríguez 1974-1975
R.P. Alfonso Puelma 1975-1978
R.P. Luis Eugenio Silva 1979-1987
Sr. Rodrigo Silva 1988-1993
Sr. Ricardo Yévenes 1994-1995
R.P. Manuel Donoso 1995-1996
Sra. Elisa Valenzuela 1996-2002
Sr. Carlos Celedón 2002 – a la fecha

Comentarios no permitidos en esta sección.


Sitio web desarrollado por